Volvemos al S. XIX contigo para ofrecerte los mejores mejillones
mejillones

Volvemos al S. XIX contigo para ofrecerte los mejores mejillones

Mucho se habla de las promociones de Igartza, de las ofertas de sus productos que tiene cada mes. Pero, ¿realmente te has parado a pensar lo buenas que son esas promociones? En Igartza nos preocupamos para ofrecerte lo mejor en el momento más oportuno. Por ello, trabajamos cada día para reunir la mayor calidad de productos del mes en un solo informe o catálogo para que tengas la información recogida y puedas encontrar fácilmente lo que buscas.

Si estás mirando en Igartza, seguro que es porque buscas estar entre los mejores de la Alta Gastronomía. Has elegido el lugar adecuado. En Igartza contamos con una serie de promociones al mes, que se encargan de ofrecerte las mejores ofertas. Según los productos de temporada o las elaboraciones más convenientes para esa época del año, recogemos lo mejor para ti.

Julio es el mes de los mejillones, por lo que en Igartza podrás encontrar la respectiva promoción. El mejillón más carnoso del mercado, del 25 al 35% de carne tierna. Todo esto y su incomparable gusto lo convierte en un auténtico manjar para el consumidor. Este es el mejillón fresco francés que encontrarás en nuestra promoción de julio. Pero, en Igartza no solo ofrecemos la mejor calidad en cuanto a productos, sino que nos esforzamos en entregarte la mejor formación.

¿Tú sabes cómo conseguimos estos espectaculares mejillones franceses? Resulta que desde mediados del siglo XIX, los productores de las costas francesas elevan de manera tradicional los mejillones sobre estacas de roble, llamadas ‘Bouchot’. Este es el nombre que recibe el proceso de levantamiento de mejillones en el mar atlántico. Nos tenemos que remontar al año 1235 para entender la historia. Ese año fue cuando el viajero irlandés Patrick Walton inventó el cultivo de mejillones como lo conocemos ahora.

Víctima de un naufragio en la bahía de l’Aiguillon, Walton se dedicó a la captura de aves acuáticas utilizando redes. Enseguida se dio cuenta de que las estacas, clavadas en el mar, se llenaban de moho. Así, fue evaluando el crecimiento de los mejillones que se pegaban en sus redes. A mayor exposición a los aires y los vientos, mayor era el crecimiento; y cuanto más tiempo estaban sumergidos en el agua los mejillones, menores eran los resultados de los cultivos de Walton. De esta manera, y tras varios estudios del irlandés, conocemos ahora el método más famoso de levantamiento de mejillones.

Para terminar, contarte que es el mejillón rubio el que habita entre nosotros y al que mayor sabor le coge nuestro paladar.